Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad tal y como las conocemos, producen violencia.

-Beatriz Preciado-

domingo, 14 de abril de 2013

Tú decides sobre tus orejas



Al poco tiempo de nacer o incluso nada más sacar la cabeza del cuerpo de tu madre, como ocurre en algunos hospitales, se realiza la práctica de poner pendientes a las niñas. No has salido del parto, que ¡menudo esfuerzo, cansancio… y, en algunos casos, sufrimiento te supone!, cuando te metan en otro embolado: los pendientes. ¡Que parece que no, pero duelen! y ¿qué necesidad tienes de vivir otro sufrimiento si ni siquiera te has repuesto del primero? Sin contar con el riesgo de infecciones, el que se enganche en cualquier sitio…


Es evidente que los pendientes son esenciales para dos cosas: 1. Identificarte como niña y 2. Ser más bella. Y, así empezamos coartando la libertad para elegir la identidad de cada niña y a enseñarlas lo incompletas que son, ya que requieren de pendientes para ser mujeres y para ser bellas. De golpe y porrazo, ¡Zas! ¡Autoncepto de las niñas, tocado! ¡Zas! Por si no basta, ¡Autoestima de las niñas, tocada! ¿Qué por qué? Porque, aquí, no tienes derecho a elegir, si eres  bebé y no llevas pendientes, todo el mundo considerará que eres un niño, a no ser que vayas vestida de un maravilloso vestidito con volantes y vayas en un estupendo carrito con todos sus derivados de color rosa. Pero esto conlleva un serio riesgo, si llevas pendientes, te tratan de una determinada manera y si no los llevas, de otra. Y, claro, tú aprendes a comportarte según te tratan, pero no eres libre para elegir  quién eres, ni cómo quieres ser. ¡Ah! Y, en un mundo donde una de las competencias más valoradas es la autonomía y la capacidad de decidir, a las niñas  se las enseña que, no importa, que sobre sucuerpo (en este caso, sus orejas) deciden las personas adultas que la rodean con las consecuencias que esto conlleva. 

4 comentarios :

Anónimo dijo...

por eso no le puse aros a mi hijita, todos me criticaron, pero pa ellos maní, si mi hija quiere los tendrá, pero cando pueda elegir por sí misma. en una de esas se lo pone en la naríz o cualquier otro lado ^_^

lorenlay fraile dijo...

Muy buena la frase de «tu aprendes a comportarte según te tratan»!!

PizPi ReTa dijo...

Gracias a las dos por vuestros comentarios. Saludos.

Anónimo dijo...

Exactamente así. Los adornos que por costumbre llevamos las mujeres, así como maquillajes, tintes y cortes de pelo, etc, todos los elementos que restan naturalidad a nuestro aspecto pretenden embellecernos más de lo que se deduce que por nosotras mismas no somos suficientemente bellas.

Publicar un comentario

La editora no se hace responsable de los comentarios vertidos por terceras personas. No se permitirán comentarios ofensivos. Se pide el máximo respeto.